Formándose trabajar a la intemperie: procesos colectivos, psicoanálisis y rehabilitación psicosocial.

 

Un perfil y su fundamentación

 Los estudios psicoanalíticos configuran una zona del conocimiento originada en la diversidad de trabajos abordados por Freud que llamó psicoanálisis aplicado a desentrañar las formaciones del inconciente en diversas disciplinas: artes, antropología, sociología, filosofía, religiones, política y, en general, todo lo que se conoce como producción cultural de la Humanidad. Desde la perspectiva de muchos psicoanalistas todo el psicoanálisis sería aplicado en algún campo específico (el tratamiento psicoanalítico sería uno más de ésos campos de aplicación). Con el paso del tiempo algunos autores se refieren a un psicoanálisis ampliado a otros ámbitos que van más allá del tratamiento psicoanalítico clásico. Otros hablan de los extramuros del psicoanálisis y, en el Río de la Plata, fue moneda corriente en algunos círculos psicoanalíticos  de los años sesenta y setenta el referirse a un psicoanálisis operativo. Hoy día los estudios psicoanalíticos son una actividad que se desarrolla en diferentes espacios académicos, incluyendo el estudio de las ideas psicoanalíticas, la teoría, los fundamentos epistemológicos y filosóficos, las técnicas, la clínica, los autores y orientaciones que dan cuenta de la pluralidad y diversidad del psicoanálisis actual y, sobre todo, las diversas prácticas psicoanalíticas que se desarrollan en la realidad socio-histórico-cultural actual vinculadas a problemáticas como las diversas formas de expresión de la violencia, el consumo de drogas, la xenofobia y el racismo, la marginación y las inequidades sociales; en fin, el sufrimiento psíquico en todos éstos campos y otros más. Estos estudios psicoanalíticos, por lo tanto, no buscan formar psicoanalistas que trabajen en el diván en el marco del dispositivo desarrollado por Freud a tales efectos. Son estudios que realizan personas que, generalmente, tienen distintos grados académicos y una experiencia de trabajo en un campo determinado (jurídico, empresarial, lingüístico, de prevención, sanitario, educativo, etc.) que enriquecerán al incorporar aquéllas herramientas psicoanalíticas que posibilitan contacto y sensibilización al inconsciente operando en éstos ámbitos.

En este marco,Castalia desarrolló lo que llamamos Psicoanálisis de los Procesos Colectivos. ¿De qué psicoanálisis se trata? Obviamente de un psicoanálisis sin diván y sin sillón y que funciona a la intemperie, sin los resguardos proporcionados por la ortodoxia clásica. Es un psicoanálisis heterodoxo que identifica los conflictos preconcientes-inconscientes en los espacios multipersonales y de cómo allí se generan fuentes de sufrimiento psíquico que afectan a todas las personas involucradas. Tiene que ver con las vulnerabilidades psicopatológicas y las fortalezas específicas que se ponen en juego en la vida cotidiana de las familias, parejas, grupos e instituciones sociales. Para examinar la dinámica de éstos conflictos emplea diferentes dispositivos que se adecuen al despliegue y visibilidad de los procesos transfero-contratransferenciales en dichos contextos donde lo más importante es el entre ellos que debe ser explorado y, eventualmente articulado en una lectura integradora de los mismos.