El Prof. González Regadas dictando una conferencia.

El trabajo en rehabilitación psicosocial y en marcos institucionales demanda de una formación específica ya que se trata de una sub especialidad transdisciplinaria. Para la misma, nosotros proponemos la realización de un estudio psicoanalítico de los procesos colectivos. Por procesos colectivos nos referimos a los que atraviesan la institución, los grupos, familias y sujetos que a ella concurren. Los técnicos intervienen desde su formación específica, a la cual agregan la clínica y teoría de los procesos inconscientes circulantes por los grupos, familias y personas que concurren a una institución terapéutica.

La referencia a procesos colectivos alude a fenómenos transindividuales circulantes por la institución que son pasibles de ser identificados; tales como las vulnerabilidades y fortalezas (inconscientes, pre-conscientes y conscientes) específicas (para ésa situación, en ése momento y en función de una historia que debemos articular.

Cuando hablamos de un psicoterapeuta castaliano, nos referimos a la persona que tuvo una formación especializada en rehabilitación psicosocial y psicoterapia institucional y que se formó en Castalia.

Proponemos como adecuado para el trabajo en instituciones aspectos que refieren a la comunidad terapéutica esclarecido psicoanalíticamente. Esto involucra una metodología de trabajo psicoanalítico donde hay una horizontalidad en los intercambios más allá de las asimetrías en los lugares, funciones y experiencias de los participantes. Se enmarca en una institución abierta (para los intercambios entre diferentes y para entrar y salir y conectarse con el entorno). Implica una red psicoterapéutica que es gestionada –desde lugares diferentes- por todo el colectivo. Busca integrar la pluralidad y diversidad de experiencias y puntos de vista acerca de una situación, problema, etcétera; con el propósito de enriquecer lo que está aconteciendo.

Recurre a distintas técnicas de intervención (algunas muy conocidas y otras desarrolladas originalmente tales como la expresión dramática e imaginativa en grupos) integradas desde una perspectiva psicoanalítica.

De acuerdo a la experiencia relatada por quiénes se formaron en la institución, cuando un psicoterapeuta recibió la impronta castaliana, aun cuando trabaje en su consultorio con pacientes individuales, corrientemente incluye en su trabajo una forma de intervenir que incluye lo contextual circulando. Además, es sensible a los matices y diferencias provenientes de la sociedad y la cultura de las personas con las que trabaja.

Los técnicos formados en Castalia tienen una especial sensibilidad y cuidado de no colonizar el psiquismo del otro; ni imponerle sus valores o condicionantes socio-culturales.

Este es un tipo de trabajo a la intemperie por que carece de certidumbres pre-establecidas y no tiene, en la mayoría de las veces, la protección de las cuatro paredes de un consultorio. La tarea es una apuesta a la vida psíquica, a las transformaciones en libertad, a la esperanza y la convivencia tolerante con las diferencias de todo tipo, sin exclusión.