Alocución de cierre en el acto de clausura del Primer Congreso Uruguayo de Psicoterapia (Montevideo, 2007).