Formación en Psicoanálisis de los Procesos Colectivos

El psicoanálisis de los procesos colectivos (PPC) tiene que ver con la articulación entre las diferentes dimensiones implicadas en este tipo de trabajo con el inconsciente en acción: la dimensión contextual por donde se mueven los designados pacientes; y las dimensiones familiar e institucional donde se asistenten en forma individual y/o grupal.

Desde 1985, en la institución que fundamos (CASTALIA),  hemos realizado múltiples actividades de formación: talleres teórico-clínicos, pasantías supervisadas e intercambios inter-institucionales. Numerosas son las personas que han transitado por estas actividades durante estos 35 años.

A partir del año 2002 implementamos un Diplomado que cumple con todos los requisitos de FUPSI para poder postularse al Certificado Uruguayo de Psicoterapia. Este Diplomado se caracteriza por ser dinámico, innovador, y esencialmente práctico. Su eje es el estudio de situaciones clínicas en su complejidad contextual.

La formación ofrecida está pensada para las particularidades del contexto local, sin dejar de estar atenta a los desarrollos actuales en materia de psicoterapia. Tiene una mirada abierta y plural para instrumentar al profesional en el abordaje de las problemáticas contemporáneas.

En estos tiempos de reclusón forzada para evitar la propagación de la pandemia de coronavirus, queremos invitarlos a acercarse a nosotros por vía virtual.

A propósitos de la psicoterapia en tiempo de coronavirus

La pandemia declarada por OMS a propósito del coronavirus ha generado -y tendrá consecuencias imprevisibles- no solo en la economía mundial sino, básicamente, en las formas de relacionamiento humano desde ahora y en adelante (cuando la pandemia haya pasado).

Los contactos "físicos" entre personas, restringidos por razones de seguridad sanitaria; la mediación a través de las tecnologías de la comunicación; la restricción del uso masivo de espacios públicos ya están acarreando una sustancial modificación de nuestra sociabilidad cotidiana. ¿Qué efectos dejará esto ulteriormente? No lo sabemos aún con exactitud, pero que los habrá, es seguro. Se trata de un evento traumático de primera magnitud que pone en marcha multiplicidad de fantasmas en torno a lo siniestro (lo familiar y cercano, pero desconocido y temido).

¿Cómo está impactando esto y cómo habrá de impactar nuestra profesión de psicoterapeutas? ¿Estaremos predestinados a tener un vínculo entre mónadas virtualmente interconectadas, o descubriremos formas inéditas de sociabilidad? ¿Cómo encararemos la dimensión gregaria de nuestra condición humana? ¿Cómo trabajar en grupo, en instituciones? Sería utópico pensar que al "volver a la normalidad" la coyuntura actual no va a dejar huellas profundas en todos nosotros. Sobre todo porque en este mundo globalizado y  plagado de incertidumbres ¿quién puede garantizarnos que este tipo de situaciones no volverán a repetirse?

¿Qué lecciones aprendidas podremos ir recogiendo de cómo los psiquismos procesan impactos devastadores de este tipo? Estamos asistiendo a un evento traumático de dimensiones insospechadas tanto a nivel planetario como en lo local.

¿Qué pasa con la dimensión ética en estos momentos singularmente difíciles; ése interjuego entre responsabilidad individual y colectiva?

Nuestra tarea primaria como psicoterapeutas es velar por la preservación del psiquismo funcionando en condiciones extremas. Estamos desafiados a encontrar formas de cuidar que se despliegue lo "saludable", lo creativo, las capacidades individuales y grupales en el más amplio sentido... Este registro de lo psíquico está hoy jaqueado por un evento mundial que tiende a producir tanto zonas de devastación como de creación, dependiendo de las compejidades individuales y de las características inherentes al contexto social.

Hay un desafío a enfrentar con humildad y poniendo a funcionar nuestros mejores recursos al servicio de promover y gestionar la salud mental ante eventos como éste.