Una propuesta multivariada

Congreso Latinoamericano de Psicoterapia.
Monterrey, marzo 2018.

El proceso de formación de un psicoterapeuta debe realizarse en forma continuada, constante y profundizando temáticas de su interés y de la sub-especialidad escogida para realizar su práctica profesional.

Hemos visto, a lo largo de nuestra prolongada historia profesional, la importancia que tiene la dimensión institucional en nuestro trabajo; así como la ineludible consideración y sensibilidad respecto a los aspectos contextuales (socio-histórico-culturales) en los que se desarrolla nuestra práctica psicoterapéutica.

Las diversas propuestas de formación continuada que se ofrecen, desde el Diplomado, pasando por talleres puntuales de actualización, supervisiones clínicas y actividades abiertas para intercambiar con colegas experiencias múltiples y variadas, están en el abanico de propuestas ofrecidas.